El hueso temporal y nuestros oídos: lo que debes saber

El cráneo humano, la cavidad que alberga nuestro cerebro, está constituido por diversos huesos, donde destaca uno llamado hueso temporal. Ubicado a ambos lados, tiene una función esencialmente protectora, allí se alojan los órganos auditivos.

Anatomía del hueso temporal.

El hueso temporal se divide simétricamente en dos, abarcando los laterales del cráneo y la base. Es como un escudo que protege el lóbulo cerebral y sus nervios, así como las partes media e interna de nuestros oídos.

Se divide en tres porciones:

  • Escamosa: Situada detrás, es la más grande, y es el lugar de paso de una de las arterias llamada temporal.
  • Timpánica: Debajo de la escamosa, se identifica por su forma de herradura.
  • Petromastoidea: Se divide a su vez en la porción pétrea, protectora de los oídos medio e interno, y la porción mastoidea, donde se aloja la zona ósea posterior de la oreja.

La función del hueso temporal es crucial al albergar un órgano tan importante como el auditivo. ¿Sabías que, de los huesos de nuestro cuerpo, es el más duro de todos?

Hueso temporal: la base del cráneo.

El hueso temporal del cráneo, por su ubicación, está expuesto a riesgo de fracturas que podrían comprometer seriamente la salud de los oídos. Una lesión en este hueso, aparte del intenso dolor, puede provocar vértigo o parálisis facial.

Este tipo de daños representan casi el 20 % de las fracturas de cráneo totales. Son más afectados los hombres menores de 21 años producto de accidentes de tránsito, caídas de bicicletas y convulsiones.

Una lesión del hueso temporal deja como consecuencia:

  • Rompimiento del tímpano.
  • Traumatismo de la cadena de huesecillos.
  • Daños al aparato vestibular, que es el que nos mantiene en equilibrio.

Todas estas lesiones se pueden tratar; en los casos severos, es ineludible la cirugía.

Síntomas si hay fractura del hueso temporal.

El hueso temporal y el oído se ven muy comprometidos cuando hay fractura, produciendo sangrado y hematomas en la oreja en su parte posterior. En casos más serios se produce parálisis facial que puede ser leve o grave, y pérdida total de la audición por daños en los huesecillos.

En ocasiones el líquido cefalorraquídeo sale debido a la fractura y drena por el oído, dejando al cerebro potencialmente propenso al ataque de bacterias.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

Cuando se pierde la audición producto de lesiones en los huesecillos, se recupera con una intervención quirúrgica. Si hay lesiones en la cóclea el daño casi siempre es permanente.

Si el individuo siente vértigo porque la lesión no se puede reparar con cirugía se prescriben benzodiazepinas para ayudar a mitigar el daño. La pérdida de equilibro por causa de vértigo se compensa con ejercicios.

Otras causas de pérdida de audición

No solo se pierde la audición por lesiones en partes del hueso temporal, hay otras causas.

Clínicamente se clasifican en:

  • Pérdida de conducción. Cuando el sonido es bloqueado por algo y no llega a los sensores del oído interno.
  • Pérdida neurosensorial. El sonido no puede transformarse en señales nerviosas (sensorial) o bien no son llevados hasta el cerebro (neural). La sensorial puede ser reversible, mientras que la neural puede ser causada por un tumor y tener un desenlace fatal.
  • Pérdida mixta. Una combinación de las dos anteriores, consecuencia de un traumatismo grave al hueso temporal o una infección.

Además de estas hay otras causas que son más comunes.

1 Exceso de cerumen

Es muy frecuente y por la que más acuden al médico las personas, especialmente los adultos mayores.

2 Ruidos extremos

Ocasionan pérdida neurosensorial repentina o gradual, son los causados por armas de diverso calibre o explosiones cercanas, como demoliciones. Pero es el exponerse a ruidos altos por largo tiempo la causa mayor de pérdida auditiva.

Ruidos que superen los 85 dB por un determinado período de tiempo inevitablemente hacen perder la audición en mayor o menor medida dependiendo de la persona.

3 Efectos de la vejez

Se le conoce como presbiacusia y es el riesgo más común. El individuo no puede apreciar las frecuencias altas del sonido.

4 Diversas infecciones

Se da mucho en niños y pueden ser moderadas o leves. Al recibir tratamiento recuperan la capacidad al cabo de cuatro semanas; en casos más graves la pérdida es total.

Nuestro blog

En esta sección del blog encontrará novedades de productos para personas con pérdida de audición y consejo sobre productos de nuestra web así como tipos de audífonos y marcas que puede encontrar en el mercado .

También comentaremos los distintos precios que puede encontrar en los distintos centros auditivos y consejos para el cuidado del oído para aquellas personas que tienen pérdida de audición como para prevenirla .

Quieres mejorar tu audición