Qué tensiómetros son mejores: ¿De muñeca o de brazo? - Audioactive

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa que no da síntomas, y que puede llegar a ser muy peligrosa. Es muy importante que, aunque no se sea hipertenso, la población adulta se la mida con regularidad. Esto es crucial en personas con hipertensión, sobre todo si toman medicación. Para ello, lo mejor es acudir regularmente al centro de salud o a la farmacia. Pero si queremos controlarla a diario, podemos recurrir a tensiómetros caseros, que, de un modo fácil, nos da una idea relativamente fiable del estado de nuestra presión arterial.

Para controlar la presión arterial de una forma segura, cómoda y precisa desde la casa, se fabricaron los tensiómetros, que pueden ser manuales o digitales. Según la persona que lo vaya a utilizar, cualquiera de los formatos es precisos y confiables, siempre y cuando estén avalados clínicamente. El tensiómetro mide dos valores que son los que refleja los niveles que tiene la presión arterial, ambos deben estar equilibrados para que el resultado sea positivo: el valor de la presión sistólica, que es la presión que se produce cuando el corazón bombea sangre; y la presión diastólica, que es la presión que se produce cuando el corazón está en reposo.

Tipos de tensiómetros

En los tensiómetros de brazo, se encuentra el manual, que comúnmente se utiliza en clínicas y consultorios. Estos poseen un medidor de tensión que se sube hasta un tope y después se afloja a un ritmo lento mientras se escucha con un fonendoscopio el ruido del flujo sanguíneo a través de una arteria (normalmente la arteria radial). Dentro de ellos hay dos grandes grupos: los de mercurio, en los que la tensión se mide por el peso de una columna de mercurio y los de aire en los que el medidor es un manómetro con una aguja similar a la de las bombas de hinchar. Son muy fiables, pero requieren de una formación previa y de un fonendoscopio. Ahora bien, en cuanto a facilidad, se recomiendan los digitales, por su sencilla manera de manejar y usar, dentro de los cuales se encuentran los de muñecas y por supuesto los de brazo.

Saber cómo funciona un tensiómetro es sencillo: lo primero que se debe hacer es situar el tensiómetro en el lugar correcto, ya sea en la muñeca o en el brazo. Este comenzará a añadir presión y cuando la fuerza que ejerce el dispositivo supere a la presión sanguínea, aplastando la arteria braquial y suspendiéndola temporalmente (solo unos segundos), el tensiómetro comenzará a soltar el aire de forma gradual, la sangre de la arteria volverá a circular, y es ahí cuando emitirá el resultado. Esto querrá decir que la presión que ejerce la sangre es la misma que ejerce el tensiómetro, y por lo tanto vuelve a haber un flujo sanguíneo regular en el sistema.  

Los tensiómetros de brazo digital se han popularizado en especial entre personas mayores y personas con problemas cardíacos y arritmias, sobre todo por su fácil manejo. Se utiliza un brazalete y un manómetro que permite comprobar los sonidos para medir la presión arterial máxima y mínima. Su utilización es muy fácil, se coloca el manguito hinchable correctamente en el brazo y se aprieta el botón, por lo que comenzará a hincharse presionando más el brazo, hasta que él solo se detendrá cuando haya alcanzado la máxima presión. Funciona con la ayuda de pilas y la información se refleja en un aparato al que va acoplado.

Para medir la presión de una forma correcta con este tipo de tensiómetro, la persona debe tener en cuenta lo importante que es la posición en que se encuentra y su estado de relajación. Los médicos recomiendan tomar la tensión sentados, con las piernas descruzadas y tras al menos cinco minutos de reposo. Posteriormente, se recomienda que el brazo sobre el que se va tomar la tensión esté apoyado sobre una superficie plana y se coloque más o menos a la altura del corazón, con la mano relajada. Teniendo en cuenta que el manguito del tensiómetro tiene que estar en contacto con la piel, también será necesario que el usuario se remangue la manga de la prenda de ropa. Y por último, se colocará y se ajustará el brazalete del tensiómetro en función del diámetro del brazo de la persona y se procederá a presionar la bomba o un botón según sea el caso.

Ahora bien, en relación a los tensiómetros de muñeca, éstos son los dispositivos de fabricación más reciente, y por lo tanto más modernos, están diseñados únicamente para ser usados en la muñeca y son digitales. Vienen con un brazalete que se coloca alrededor de la muñeca y una pequeña pantalla donde se podrán ver los resultados de la medición realizada. Son especialmente cómodos para las personas de edad avanzada o que tengan sus capacidades motoras disminuidas. 

Una vez puesto el brazalete en la muñeca, en la posición correcta y con el simple hecho de apretar un botón, el dispositivo aplicará la presión necesaria para realizar la lectura. Al cabo de unos minutos mostrará en la pantalla los valores correspondientes a la presión arterial y a las pulsaciones por minuto, dato que también puede ser importante registrar según las indicaciones del médico. A algunas personas no se les puede medir la presión arterial en la parte superior del brazo porque tienen un brazo muy grande o las mediciones de presión arterial les resultan dolorosas. En estos casos, es aceptable medir la presión arterial en la muñeca.

Cuál es el mejor tensiómetro que se pueda comprar

Cuando una persona debe tomar la decisión de adquirir un tensiómetro de brazo o de muñeca, es sumamente importante primero saber si los aparatos que han tomado en consideración están avalados clínicamente por un ente reconocido en materia de salud. Segundo, se debe tener en cuenta qué limitaciones y qué ventajas ofrece cada uno de los modelos para poder elegir el que más le convenga al usuario y tercero, tener en consideración la dupla calidad-precio, al momento de comprar.                  

Si la duda es qué tensiómetro es más confiable, si el de brazo o de muñeca, se puede decir que la mejor localización para hacer la medición de la presión arterial es la parte superior del brazo. La razón es debido a que a medida que nos vamos separando del corazón, las arterias son cada vez más pequeñas, y por lo tanto la presión sanguínea es más alta. Entonces en los casos de tomar la medida en la muñeca en vez del brazo, los valores que obtendremos tienen una importante tendencia a ser superiores a la presión arterial verdadera. En cualquier caso, aunque arrojen un resultado menos exacto, los tensiómetros de muñecas son confiables.

Entonces, teniendo en cuenta lo expuesto, saber cuál tensiómetro es mejor (de muñeca o de brazo), se puede concluir que es dependiendo de la situación de cada usuario, la edad cronológica, la frecuencia de uso, el poder adquisitivo, entre otras más condiciones. Está en cada persona analizar lo que mejor se adapte a sus necesidades, porque al final lo importante, es que cuando se vaya a medir la tensión, este procedimiento sea cómodo y rápido.

Nuestro blog

En esta sección del blog encontrará novedades de productos para personas con pérdida de audición y consejo sobre productos de nuestra web así como tipos de audífonos y marcas que puede encontrar en el mercado .

También comentaremos los distintos precios que puede encontrar en los distintos centros auditivos y consejos para el cuidado del oído para aquellas personas que tienen pérdida de audición como para prevenirla .

Quieres mejorar tu audición