OTITIS INTERNA: SÍNTOMAS & TRATAMIENTO

La otitis interna es un trastorno otorrino muy común y bastante desagradable. Quienes lo padecen sufren de mareos, pérdida del equilibrio e incluso sordera. Este tipo de afección es mejor conocida como laberintitis, y gracias a un examen profesional es posible diagnosticarla y aplicar el tratamiento adecuado.

Otitis interna: ¿qué es?

Al hablar de otitis estamos haciendo referencia a alguna anomalía a nivel del oído. Y cuando este trastorno ocurre a nivel del oído interno, entonces estamos ante una otitis interna o laberintitis.

En ocasiones el laberinto vestibular se inflama o se infecta, es entonces cuando se produce la otitis interna; provocando que el paciente sufra de mareos y otros trastornos del equilibrio.  

Dependiendo del grado de afección, los síntomas pueden variar en intensidad y complejidad, estos son los más comunes:

  • Mareos
  • Zumbidos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida del equilibrio
  • Hipoacusia

Algunos pacientes manifiestan que tienen dificultad para enfocar la vista, también se quejan de náuseas y pitidos en el oído afectado. En ocasiones los mareos solo se presentan cuando se hacen movimientos rápidos con la cabeza, de un lado a otro.

También hay que tener en cuenta que hay varios tipos de otitis interna. Dependiendo de los síntomas podemos clasificarla en 2 categorías: la de tipo serosa y la purulenta. Pero antes de pasar a hablar de cada una de estas, primero veamos qué la ocasiona.

Otitis interna: causas

El origen de esta afección es algo ambiguo, aunque todo parece indicar dos causas probables: los virus y las bacterias. Las infecciones provocadas por alguno de estos microorganismos es lo que provoca que se altere el oído interno, con la consecuente otitis interna.

Algunos otorrinos han señalado que la causa está en una otitis media mal curada o no tratada a tiempo. En estas situaciones la infección se extiende hasta llegar al oído interno, provocando la laberintitis.

Generalmente, se reconocen dos tipos de otitis interna, de acuerdo a la intensidad y la sintomatología:

  • Serosa o reactiva. En estos casos la afectación del laberinto membranoso no genera pus. Y se ha inflamado a causa de toxinas bacterianas que casi siempre viajan desde el oído medio. Los síntomas pueden ser más o menos intensos dependiendo de cada caso.
  • Purulenta o supurada. Se trata de una infección grave provocada por bacterias que han perforado el tímpano. Por lo que el paciente supura pus en el oído afectado y en casos más serios es necesaria la intervención quirúrgica.

Aunque las causas son diversas e incluso algo ambiguas, hay ciertos hábitos y costumbres que pueden hacernos más o menos vulnerables a la otitis interna. Vamos a ver cuáles son.

Factores de riesgo

Al conocer los factores de riesgo, podemos tomar medidas para prevenir enfermedades, y esto también aplica a la otitis interna. Según los especialistas, esta afección del oído está relacionada con el estilo de vida. Por ejemplo, el alcohol, el estrés y el tabaco aumentan el riesgo de padecerla.

Igualmente debemos estar alerta si estamos pasando o hemos tenido hace poco una infección respiratoria o de oído. También, si sufrimos de alergias o si estamos consumiendo ciertos medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico.

Teniendo en cuenta estos factores, es posible prevenir la laberintitis en cierta medida. Sin embargo, cuando la otitis interna en adultos es diagnosticada, es necesario comenzar un tratamiento de inmediato para evitar que la infección se agudice.

Otitis interna: tratamiento

Un diagnóstico a tiempo siempre es clave para determinar que procedimiento seguir. El médico especialista indicará un tratamiento, generalmente con antibióticos y antivirales, dependiendo del agente patógeno que provoca la otitis interna.

Es común que receten algunos antihistamínicos y medicamentos para controlar los mareos y las náuseas. De igual manera, se recomienda al paciente que evite conducir y trate de dormir en posición samisentada.

Cuando la otitis es de tipo purulenta hace falta drenar desde el oído medio. Lamentablemente, algunas situaciones son tan graves que requieren de rehabilitación vestibular una vez finalizado el tratamiento farmacológico.

Por eso, es tan importante la revisión periódica con el otorrino, para prevenir y corregir a tiempo cualquier trastorno a nivel de oído medio e interno.

Preguntas relacionadas

¿Cómo saber si tengo otitis interna?

Los síntomas alertan ante una otitis interna. Según la clínica Mayo, se debe actuar cuando se presentan varios simultáneamente; tales como dolor de oído, dificultad para oír y pérdida del equilibrio, entre otros. Cuando esto sucede, es necesario acudir al otorrino de inmediato, especialmente si se trata de los niños.

¿Qué hacer si tengo una otitis interna?

La otitis interna se puede convertir en una enfermedad de riesgo si no se diagnostica a tiempo y no se aplica el tratamiento adecuado. Lo mejor ante una laberintitis es seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista y guardar el reposo prescrito.

¿Cuándo una otitis es peligrosa?

Cualquier infección de oído que no es tratada correctamente puede resultar en complicaciones como la hipoacusia. En el caso de los niños, la otitis puede ocasionar retraso del lenguaje y problemas a nivel escolar.

Ahora puedes escuchar fácilmente cualquier cosa

Inscríbase para estar comunicado de las últimas novedades y descuentos

Solução auditiva recarregável alternativa para aparelhos auditivos

Precio: 309,00€

Comprar ahora